Apple quiere vendernos peras como manzanas

A diferencia de mis colegas, siempre he visto a la gigante Apple con buenos ojos y entendido cuál era su público y estrategia. Lamentablemente su visión innovadora se ha convertido en un especie plan alienador y la nuevo Macbook Pro es una prueba de ello.   

Foto, cortesía de BGR.com

Foto, cortesía de BGR.com

Conexiones que no acortan sino alargan distancias

Cuando el modelo más reciente de la Macbook salió al mercado un par de años atrás, muchos de nosotros miramos con malos ojos este producto sin puertos que contaba con un adaptador con tres funcionalidades distintas para compensar la falta de posibilidades para conectarse a periferias no inalámbricas

Comprendo el concepto de querer innovar y empezar a moverse hacia al futuro; y créanme, yo seré un hombre feliz y realizado cuando todos los cables dejen de existir para siempre. Pero la verdad es que se me es impráctico el no tener más de un puerto USB, entre otros, pese a que no es de gran problema para otros. Y la verdad que dependiendo de tu trabajo y tus exigencias, el  portátil Macbook puede ser un gadget elegante y fácil de portar.

Cuando el iPhone 7 fue anunciado, confirmamos una vez más su afán de acabar con puertos y solo mantener aquel que solo es compatible con sus productos, cuando el conector mini jack fue reemplazado po el mismo puerto Thunderbolt que el del cargador. Así que sus esfuerzos por “acercarnos al futuro” se han convertido en un “atarnos a sus productos”.

Foto de gadgets.ndtv.com

Foto de gadgets.ndtv.com

El negocio afecta a la profesionalidad

Con el portátil Macbook Pro, ha pasado lo que no creí que pasaría: se atrevieron de forma contundente y con soberbia a imponer sus estrategias de mercado sobre aquellos fieles a la marca por motivos netamente profesionales (gente de audio, vídeo, diseño e ilustración).

Ahora tenemos un nuevo portátil, que en teoría estaba enfocado para profesionales, con cuatro únicos puertos Thunderbolt 3 (USB-C) y, por su puesto, conectores que se venden por separado para poder sacar provecho a los los puertos Thunderbolt 3.

Así que ahora tendremos más cables para poder conectarnos y más pasta que gastar para lograrlo, porque cada adaptador oscila entre 10 y 50 euros.

No creáis que solía ser un ingenuo respecto a la visión de mercado de Apple, pero me parecía que eran estrategas que sabían como mantener contento y cautivado a cada nicho. Ya no.